#NiUnaMenos

#NiUnaMenos surge espontáneamente sobre una publicación de una estudiante universitaria. Publicó el texto que sigue en su perfil de Facebook, en el que tuvo una repercusión inesperada: fue compartido casi 60.000 veces y tuvo 40.000 “likes”.

Salgo de mi casa, el trabajador de la obra de mi vecino me dice “hola, mi amor”. Leo Twitter, desapareció Ángeles R. Camino por la estación de La Lucila, un hombre se me acerca y me dice que con mi culo me invita a cagar a su casa, el policía sólo mira, le respondo al señor que es un desubicado y recibo “loca” como respuesta. Quiero llorar.

Me subo al tren. Abro el diario online, desapareció Lola C. Aprovechan el poco espacio para apoyarse y no precisamente contra las paredes o barandas del interior del tren. Miro al borracho mirarle las tetas a una mujer en vez de los ojos marrones, quiero vomitar.

Camino por el subte, los policías fichan más cuerpos que delincuentes. Abro Facebook, encontraron el cuerpo de Melina R. Camino por Lavalle, me ofrecen comida a cambio de sexo… Llego a casa, duermo. Me despierta la desesperación de un secuestro virtual. Mi familia conmociona y siente el miedo de perderme en un segundo. Pero yo estoy acá, mientras a Wanda T. la prende fuego el novio.

Salgo por la noche, no me tocó viajar con el taxista que viola y se fuga, festejo esta suerte, miserable. Camino en pollera que no me llega a las rodillas y musculosa, pareciera que tengo un cartel con una invitación para recibir guarangadas, para ser disminuida, sólo por dejar ver mis piernas. Quiero gritar. Un billete de dos pesos es menos manoseado que una mujer en un boliche, en el tren o en el subte en hora pico. Miro Twitter de vuelta, desapareció Daiana G. yendo a buscar trabajo.

Me vuelvo a despertar, camino, respondo para adentro que mi papá no es pastelero, que no se me cayó ningún papel y que no te quiero sentir ni el aliento, ni tu mano y tampoco escucharte.

En el tren vuelvo a mirar las noticias, Chiara apareció enterrada, le doy refresh a la página, desapareció una arquitecta profesora de la UBA, le doy refresh de vuelta, un asesino quedó libre…

Yo también salgo y uso taxi. Yo también me visto provocativa. Yo también busqué trabajo a las 4 de la tarde. Yo también tuve novio. Yo también me fui de vacaciones sin mi familia. Yo también tengo miedo.

Mi pollerita, ni mi sonrisa, ni la hora del día, ni lo insoportable que pueda llegar a ser, le da a nadie el derecho, ni el poder y menos que menos la invitación, a nadie, a recibir lo que recibo caminando en esta sociedad a diario. No busco halagos y menos guarangadas, no busco que me toquen y menos que me quieran violar, no busco, no quiero, no invito, a nadie a nada. Entonces por favor, no lo hagas… y entonces pienso, necesitamos ayuda.

La arquitecta aparece con vida y festejamos, festejamos que no pasó nada. Festejamos la vida por el miedo y no la vida por vivirla.

Tengo 21 años, vivo en Buenos Aires. Hablemos de esto. #NiUnaMenos…
Fuente: La Nación

Digamos todos: mujeres y hombres, fuerte y claro: #NiUnaMenos
Basta de Femicidios!!!

#NiUnaMenos

#NiUnaMenos

Movilización consciente en contra de la violencia de género

Por la Implementación de la ley 26.485 de protección integral a las mujeres
Ley de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales.

Miércoles 3 de junio  a las 17hs., en todas partes de Argentina:

  • Buenos Aires: Congreso de la Nación
  • Córdoba: Desde Colón y Cañada hasta el Patio Olmos.
  • Rosario: Monumento a la Bandera

 

 

ACTUALIZACIÓN

Sobre la repercusión que ha tenido el dibujo de la niña de pelo rosa, por favor, lee ESTO.

Comparte con tus amigos!
Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Los campos marcados con * son obligatorios. Tu dirección de e-mail no será publicada.

*

¡Recibe en tu casilla de e-mail nuestras novedades y descuentos exclusivos!